Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
1 julio 2009 3 01 /07 /julio /2009 15:57

Seguía sentado en los escalones. La llovizna arreciaba por momentos. La temperatura estaba considerablemente baja, al menos para un cubano que acababa de llegar de una ciudad con 32 grados Celsius de temperatura y una humedad relativa de 90 por ciento.

Pensaba que en cualquier momento me asaltarían, pero en realidad las pocas personas que pasaban a mi lado eran las que se asustaban al ver aquella sombra encapuchada y se alejaban de mí. Cada vez que alzaba la vista me atraía grandemente un letrero lumínico con el nombre de un hotel, a unos 70 metros. Me imaginaba una habitación calentita, cómoda y una cama grande que me envolvía en la suavidad de sus sábanas. Tanta fue la tentación que me encaminé hasta el hotel, toqué a la puerta. Un portero somnoliento me entreabre la puerta de cristal y me pregunta algo. Yo solo atino a responder con otra pregunta relacionada con el precio de una noche allí. La respuesta fue rápida y cortante: setenta libras esterlinas. Aquello era más de lo que llevaba conmigo. Solo di las gracias y volví a mi rincón. La noche seguía fría, húmeda, silenciosa y excesivamente indescifrable. Mi reloj parecía moverse muy lentamente. Las dos... las tres de la mañana. Me dormía por momentos, vencido por el cansancio y el hambre. De pronto, todo a mi alrededor cambia. Comienzan a llegar taxis y “guaguas”, como le decimos a los buses en Cuba. Miro el reloj: casi las cuatro de la mañana, la calle se llena de jóvenes, gritos, algarabía, movimiento. Algunos jóvenes se subían a los bancos, bailaban, se besaban, se abrazaban, se caían al piso, abrazados y rodaban acompañados de risas y gritos. No salía de mi asombro, con miedo a subir demasiado la cabeza. Quería aparentar que dormía. Inesperadamente, con la misma rapidez con que comenzó todo, todo terminó. Había la cantidad suficiente de buses y taxis para llevarse aquella marea de jóvenes y alegría, como si estuviera muy bien planificado de antemano. Todo vuelve a la calma en cuestión de unos 30 minutos. Ya no estaba muy seguro de si aquello había pasado o lo había soñado. Al fin llega las seis de la mañana del domingo. Regreso a la terminal de trenes que ya había abierto. Me asusto de mi cara en el espejo del baño. Grandes ojeras, barba crecida y un rictus de cansancio, angustia, hambre y sueño en el rostro. (Continuará)

 

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Presentación

  • : El blog de Daniel
  • : Anécdotas y relatos en forma seriada acerca de viajes que he realizado y te darán minutos de placer literario y entretenimiento. Fotos de ciudades que he visitado. Videos de arte, poesia, enseñanza de español e inglés.
  • Contacto

Perfil

  • Raizdany
  • Soy un profesional de la enseñanza, fundamentalmente la enseñanza de idiomas. Soy casado, tengo tre hijos y dos nietos. Adoro la literatura, la informática, los idiomas, las fotos y el video.
  • Soy un profesional de la enseñanza, fundamentalmente la enseñanza de idiomas. Soy casado, tengo tre hijos y dos nietos. Adoro la literatura, la informática, los idiomas, las fotos y el video.

Visitantes

free counters